GLUCOCID®

GLUCOCID® Metformina clorhidrato

GLUCOCID®

Metformina clorhidrato

Composición

Glucocid® cada comprimido recubierto contiene: 500 mg de clorhidrato de metformina. Glucocid® cada comprimido recubierto contiene: 850 mg de clorhidrato de metformina.

Características farmacológicas

La metformina es un antihiperglucemiante, disminuye la glucemia basal y postprandial, disminuye la producción hepática y la absorción de glucosa, mejora la sensibilidad de la insulina incrementando la captación periférica de glucosa. No producen hipoglucemia, ni hiperinsulinemia Como consecuencia de su actividad metabólica, aumentan los niveles de lactato y piruvato; a largo plazo, disminuyen los niveles de colesterol y triglicéridos. La metformina se absorbe bien por vía oral; los alimentos pueden alterar la absorción, no se fija en proporciones importantes a las proteínas plasmáticas, se elimina casi por completo por orina en forma activa.

Indicaciones

Glucocid® está indicado como coadyuvante a la dieta y el ejercicio para mejorar el control glucémico en pacientes con diabetes tipo 2. Puede administrarse concomitantemente con insulina para mejorar el control glucémico. Debido a su efecto benéfico sobre la resistencia a la insulina, la metformina ha sido utilizada en pacientes con síndrome de ovario poliquístico.

Contraindicaciones

Pacientes con enfermedad o disfunción renal resultante de shock cardiovascular, infarto agudo de miocardio y septicemia. Pacientes con hipersensibilidad a la sustancia. Acidosis metabólica aguda o crónica incluyendo cetoacidosis diabética. Debe suspenderse temporalmente en pacientes que acuden a estudios radiológicos con medios de contraste yodados vía IV porque puede alterarse la función renal.

Advertencias

La acidosis láctica es rara pero grave complicación metabólica, incluso puede ser fatal, que puede ocurrir por acumulación de metformina, es más frecuente en casos de hipoperfusión, hipoxemia, deshidratación o sepsis, en casos de disfunción hepática, consumo excesivo de alcohol. Los casos reportados ocurrieron en pacientes con insuficiencia renal asociados a cirugía, problemas médicos y múltiple medicación concomitante, están en mayor riesgo los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva y en ancianos. El riesgo disminuye con el seguimiento cercano de los pacientes y por la administración de la dosis mínima efectiva de metformina. La acidosis láctica es una emergencia médica, debe hospitalizarse al paciente, suspenderse la medicación y administrase medidas de soporte general. La hemodiálisis es recomendada para corregir la acidosis y remover la metformina acumulada.

Precauciones

Evaluar la función renal antes de iniciar el tratamiento y al menos una vez al año, si se desarrolla disfunción renal, deberá evaluarse más frecuentemente y deberá suspenderse el tratamiento. Utilizar con precaución drogas que pueden alterar la función renal o la farmacocinética de la metformina. Los pacientes que requieren estudios radiológicos con contrastes yodados intravenosos deben suspender temporalmente la administración de metformina. Deberá suspenderse la metformina en casos de colapso cardiovascular de cualquier causa, insuficiencia cardíaca congestiva, infarto agudo de miocardio y otras patologías asociadas con hipoxemia, disfunción hepática, de igual manera en procedimientos quirúrgicos. Debe evitarse la ingesta excesiva de alcohol porque potencia el efecto de la metformina. Puede ocurrir hipoglicemia cuando la ingesta calórica es deficiente, con ejercicio extenuante o con el uso concomitante de sulfonilureas e insulina. Están en mayor riesgo los ancianos, debilitados o malnutridos o durante la intoxicación alcohólica. Se suspenderá temporalmente la metformina cuando el paciente pierda el control glicémico por estrés, como en los casos de fiebre, infección o cirugía o cuando se requiera utilizar insulina.

Embarazo

Considerado categoría B. Adminístrese solo si es estrictamente necesario.

Lactancia

La metformina se elimina por la leche materna de animales de experimentación, no se conoce si se elimina por la leche materna, pero por el riesgo de causar hipoglicemia en el niño, hay que decidir si suspender la droga o la lactancia de acuerdo a la importancia de la droga para la madre.

Interacciones medicamentosas

La coadministración con furosemida o nifedipina altera los parámetros farmacocinéticos de estas drogas y de la metformina. La metformina potencializa el efecto de los an¬ti¬coagulantes y de los fibrinolíticos. La metformina por sí sola no causa hipoglucemia, pero hay que tener cuidado cuando se administra con otros hipoglucemiantes. La clorpromazina, corticosteroides, diuréticos, hormonas tiroideas, simpaticomiméticos y anticonceptivos orales pueden disminuir el efecto de la metformina mediante alteración de la tolerancia a la glucosa. Los antiinflamatorios no esteroidales, el ácido acetilsalicílico o la cimetidina pueden reducir la ex¬creción renal de metformina y, por lo tanto, aumentar el riesgo de acidosis láctica.

Reacciones adversas

La diarrea puede ser la causa de la descontinuación del tratamiento, las más frecuentes reportadas suelen ser: hipoglicemia, mialgia, disnea, rash, sudoración, alteraciones del gusto, palpitaciones, náuseas, dolor y distensión abdominal, constipación, dispepsia, flatulencia, cefalea. La reacción más grave, aunque rara, es la acidosis láctica, que puede llegar a ser letal, pero sólo aparece si se dan dosis tóxicas o dosis normales en pacientes con insuficiencia renal, insuficiencia cardíaca, enfermedad hepática, alcoholismo o embarazo. No se debe usar, por lo tanto, en estos pacientes y en situaciones en las que se acumule el lactato (cetoacidosis diabética, insuficiencia pulmonar, alcoholismo, ayuno, dietas reductoras de peso y shock). En raros casos se ha presentado ictericia.

Sobredosis

La sobredosis con altas dosis de metformina no causa hipoglucemia, pero si puede presentarse acidosis láctica. Los síntomas de intoxicación son similares a las reacciones adversas. En estos casos, el tratamiento es la hemodiálisis.

Dosis y administración

No hay una dosis fija de Glucocid® en el tratamiento de la hiperglicemia en el paciente con diabetes tipo 2, la dosis debe individualizarse en función de la efectividad y tolerabilidad sin exceder la dosis de 2550 mg al día en adultos y 2000 mg en pacientes de 10 a 16 años. La dosis usual de Glucocid® es un comprimido de 500 mg BID u Glucocid® 850 mg QD administrado con las comidas. Se puede incrementar 500 mg cada semana u 850 mg cada dos semanas. Alternativamente, Glucocid® 500 mg BID incrementar a Glucocid® 850 mg BID después de dos semanas. Dosis superiores a 2000 mg administrar en tres dosis al día con las comidas.

Presentación comercial

Glucocid® comprimidos recubiertos de 500 mg. Caja por 30 comprimidos. Glucocid® comprimidos recubiertos de 850 mg. Caja por 30 comprimidos.

Producto Categoría: